Daily Archives: Juliol 1, 2013

Declaració per candidatures Sobiranistes Valencianes Republicanes

FONT:   ANNA NOTÍCIES
(Filed under: General — sobiraniavalenciana @ 16:51)

DECLARACIÓ PER UNES CANDIDATURES SOBIRANISTES VALENCIANES REPUBLICANES

Els valencians sotasignats, homes i dones de distintes condicions que hem votat els partits institucionals PPCV, PSPV, Compromís, EUPV o a altres extraparlamentaris o en blanc o que no hem votat, davant la irreversible corrupció econòmica i política del Reino de España i amb ell de tots els seus aparells

DECLAREM:

1. Que la corrupció econòmica i política que patim els valencians, té el seu origen en la ignorància, la cobdícia i el menyspreu dels drets humans individuals i col•lectius per part d’una majoria de la societat de l’actual Reino de España, abans Reino de Castilla, constituït en un Estat on ens inclouen políticament als valencians des de 1707 pel seu decret de Nueva Planta.
2. Que totes les Constitucions espanyoles, des de la primera de 1812 fins a l’actual, passant per la republicana de 1931, son hereves directes d’aquest decret borbònic pel qual els valencians varem ser esborrats políticament del mapa d’Europa.
3. Que els valencians no hem de demanar ni esperar res de l’Estat espanyol. Que els valencians, i sols els valencians, tenim en les nostres mans acabar amb les nostres calamitats i assolir democràticament i pacíficament la llibertat sense domini, la igualtat sense privilegis i la fraternitat sense condicions. És a dir, el poder potencial per assolir la independència, per constituir la nostra República i la sobirania política; per organitzar-nos en un règim democràtic amb un sistema social just. Sols en les nostres mans, si volem, està el poder despenjar-nos del Reino de España.
4. Que amb l’empara de l’Europa democràtica, cada vegada que som cridats a les urnes ens autodeterminem en base a les propostes electorals que sens plantegen. La veu i el vot el tenim però ens calen propostes, candidatures sobiranistes que plantegen sense ambigüitats la proclamació unilateral de l’Estat valencià en el parlament valencià en ser majoria.
5. Que volem votar candidatures sobiranistes valencianes i republicanes que no s’amaguen en demandes impossibles ‘pel dret a decidir’ dels valencians a l’Estat espanyol i que marquen sense ambigüitats l’objectiu sobiranista dels valencians: candidatures que en el seu programa electoral manifesten que en ser majoria en el parlament valencià proclamaran l’Estat valencià, la República Valenciana, lliure, sobirana i independent a Europa i el món.
6. Que a falta de presentar-se candidatures sobiranistes valencianes republicanes que demanen el vot per a proclamar l’Estat valencià en ser majoria, els sotasignants declarem que les promourem per a totes les eleccions: les europees, les estatals, les autonòmiques i les locals.

País Valencià, d’Oriola a Vinaròs, juny de 2013

ENLLAÇ A L’ARTICLE:    ANNA NOTÍCIES

Lo pequeño es hermoso, de Robert J. Barro

FONT:  COLECTIU WILSON (www.wilson.cat)
12 Nov 2012 – Escrit per  Robert J. Barro – Publicat a Articles Recomanats

El 11 de octubre de 1991, el Wall Street Journal publicó un hermoso artículo de Robert Barro sobre el tamaño de las naciones. Aunque se trataba de un artículo de prensa, se convirtió en un artículo muy influyente, ya que resultó ser la obra fundamental sobre el que la literatura sobre el “tamaño óptimo de las naciones” creció. El famoso artículo de Alesina y Spolaore (“El tamaño de las naciones”) es un descendiente directo de esta pequeña pieza de Barro (Alesina era y es colega de Barro en Harvard).
Robert Barro es uno de los macroeconomistas más influyentes de la historia. Él es el economista más citado del mundo entre los economistas que aún no tienen el Premio Nobel.
Y, para que conste y para aquellos que acusan a los analistas a perder sus sentidos y su capacidad de razonar cuando hablan de Cataluña, Robert Barro no es catalán.

Lo pequeño es hermoso, de Robert J. Barro

Lo pequeño es hermoso, por ROBERT J. BARRO

El gobierno de EE.UU. se opone por instinto a la secesión. No ha apoyado a los kurdos en Irak, los croatas en Yugoslavia, a los Ibos en Nigeria o los quebequenses en Canadá. Fuimos más o menos el último gran país de firmar la soberanía de los estados bálticos, y no apoyamos a ninguno de los movimientos de independencia de las repúblicas soviéticas.
Parece que hay dos razones principales para esta oposición. La primera es el problema potencial de cambiar las fronteras. Incluso las fronteras que se trazaron de manera arbitraria en algún momento en el pasado -como en Yugoslavia, Irak y gran parte de África- pueden ser defendidas razonablemente porque el proceso de cambio implica trastornos que pueden incluso llegar el conflicto bélico. Claro que el intentar mantener unas fronteras insatisfactorias pueden causar trastornos incluso mayores.

La intensa oposición del gobierno de EE.UU. a la secesión también refleja las especificidades de la historia americana. La Guerra Civil norteamericana -con mucho el conflicto más costoso jamás librado por los estadounidenses- fue librada principalmente para mantener la unión. La guerra causó más de 600.000 víctimas mortales militares y un número desconocido de civiles muertos y graves daños a la economía del sur. La renta per cápita del Sur pasó de representar el 80% de la del Norte antes de la guerra (utilizando los datos incompletos de 1840) a aproximadamente 40% después del conflicto (basado en los datos más completos para 1880). La caída en el ingreso per cápita refleja la destrucción de capital, maquinaria y equipo, ganado y mano de obra educada así como el fin del sistema de plantación basada en el trabajo forzado.
Verdadero Costo de Guerra

La caída de la renta per cápita representa un costo real de la guerra pero más allá de eso, el retroceso general de la economía fue sorprendente: Se tardó más de un siglo después del fin de la guerra en 1865 para el Sur recuperara el nivel del 80% de la renta Norte. Este ritmo de convergencia del Sur pobre hacia el Norte rico puede parecer lento, pero es el ritmo típico de los procesos de crecimiento regionales observados en otros tiempos y lugares.

Si el gobierno de los EE.UU. apoyara el derecho de secesión de alguna otra parte del mundo, como por ejemplo la Unión Soviética, entonces estaría cuestionando la premisa básica de la Guerra Civil. ¿Por qué es deseable que las repúblicas soviéticas tengan derecho de secesión, cuando no era conveniente que los estados de EE.UU. tuvieran ese mismo derecho en el siglo XIX? Si aceptáramos eso, tendríamos que replantearnos si los enormes costos que pagamos durante la guerra civil valieron la pena. En lugar de ser uno de los mejores presidentes de Estados Unidos, como mucha gente cree, Abraham Lincoln pasaría a ser el presidente que cometió el mayor error en la historia Americana.
Todos habríamos salido ganando si, en lugar de a través de una guerra, el fin de la esclavitud se hubiera conseguido comprando los esclavos a sus dueños -tal como los británicos hicieron con los esclavos de las Indias Occidentales en la década de 1830.

Si dejamos de lado la experiencia de la Guerra Civil y nos olvidamos por el momento de los problemas de transición que tiene el trazar unas nuevas fronteras (es decir, si ignoramos por el momento el problema de la estabilidad), entonces la evaluación de una secesión depende de la siguiente pregunta: si dibujáramos las fronteras lo más razonablemente posible partiendo de cero, ¿serían muy distintas a las que tenemos en la actualidad? Si lo hacemos así veremos que algunos de los argumentos que se han utilizado para criticar a la desintegración de los estados están equivocados.

Por ejemplo, a menudo se dice que un nuevo estado potencial es demasiado pequeño como para ser económicamente viable: La Georgia soviética, Croacia, Quebec o Cataluña, se dice, no sobrevivirían siendo independientes. La evidencia empírica sobre el crecimiento económico de los países contradice marcadamente esta visión. Los datos no muestran relación entre el crecimiento del nivel de ingreso per cápita y el tamaño de un país, tanto si se mide por la población como si se mide por área. Los países pequeños, incluso con una población de tan sólo un millón, pueden funcionar bien económicamente, siempre y cuando se mantengan abiertas al comercio internacional. De hecho, el ser pequeño incentiva a ser más abierto al exterior porque la alternativa sí sería realmente una economía inviable.

Un argumento especialmente falacioso e incorrecto es el que dice que un Estado no puede prosperar si carece de un recurso natural fundamental, como el petróleo o la tierra fértil. Los datos revelan una nula relación entre el crecimiento económico y la presencia de recursos naturales. Por ejemplo, a Japón y los tigres asiáticos, así como la mayor parte de Europa occidental, les ha ido muy bien sin recursos naturales. Con el acceso a los mercados internacionales, un país puede especializarse en lo que hace bien y luego comercializar sus mercancías a los productos básicos, como el petróleo o los productos agrícolas, de los que carece.

Una característica que sí está relacionada con el crecimiento económico es un buen gobierno. Un gobierno que garantice los derechos de propiedad, que evite las barreras comerciales y otras distorsiones del mercado, incluyendo tasas impositivas y regulaciones excesivas. Por lo tanto, al evaluar un cambio de las fronteras internacionales, una cuestión clave desde el punto de vista económico es si el nuevo gobierno sería mejor o peor en términos de crecimiento de la promoción de estos rasgos. En el caso de los países bálticos, Croacia o Kurdistán, no hay duda de que la secesión conduciría a un gobierno mejorado.

Aunque pueda parecer un comentario desagradable sobre la naturaleza humana, un argumento central a la hora de definir un estado es la necesidad de mantener una población bastante homogénea dentro de sus fronteras. Si observamos los lugares donde los movimientos secesionistas suelen ocurrir, como Yugoslavia y la Unión Soviética o en España y Canadá, veremos que la identidad juega un papel importante. Hay casos en que los gobiernos han conseguido gestionar más o menos exitosamente las diversidades étnicas, como Suiza e incluso los EE.UU., pero los ejemplos de fracaso en este sentido son más numerosos que los de éxito.

La economía política explica algunos de los beneficios de tener una población homogénea dentro de un estado determinado. Si la diversidad es grande (diversidad medida decir, por ejemplo, por la desigualdad potencial de los ingresos), entonces hay un fuerte incentivo para que se gasten energías en redistribuir la renta en lugar de producir bienes. En particular, una mayor dispersión de las características constitutivas conduce a la creación de grupos de interés que pasan su tiempo haciendo lobby ante el gobierno central para redistribuir los recursos a su favor.

Podemos pensar en el tamaño óptimo de un país como el resultado de un “tradeoff” o compromiso: cuanto más grande es un país menores son los costos por persona de suministrar bienes públicos (como el sistema legal y monetario, el mantenimiento de la seguridad nacional). Cuantos más contribuyentes seamos para pagar esos costos fijos, a menos nos toca a cada uno. Por otro lado, el problema de un país grande es que es probable que tenga una población diversa y a la que un solo gobierno central pueda satisfacer.
La razón por la que los países pequeños funcionan razonablemente bien en la práctica, es que el argumento de los bienes públicos parece no ser muy importante. El gasto en defensa en relación al PIB, por ejemplo, no está correlacionado con el tamaño del país: si el argumento de los bienes públicos fuera convincente, los países más grandes tenderían a gastar menos en defensa como porcentaje del PIB cosa que no es verdad. Sin duda, es ineficiente que los estados soberanos sean demasiado pequeños, pero el tamaño mínimo para un estado viable no parece ser muy grande.

Autodeterminación
La conclusión es que la separación política es a veces una buena idea: Los beneficios pueden compensar las pérdidas, incluso después de añadir los costos de la transición del cambio de fronteras. Por lo general, se puede juzgar si los beneficios del cambio superan los costes basándose en la auto-determinación. Al fin y al cabo, la mayoría de los costos de los cambios de gobierno y de las instituciones que establecen son asumidos por los secesionistas. Eso quiere decir que si una clara mayoría de los residentes en un área indica su deseo de ser independiente, entonces seguro que los beneficios superan los costos.

Sr. Barro, un editor de Wall Street Diario contribuyente, es profesor de economía en Harvard